¿Los juguetes tienen sexo?

A cada vuelta y media que doy, el ser humano me sorprende cada vez más. A veces, me pregunto cómo el hombre – que fue capaz de crear cosas fantásticas como el autobús espacial, la escalera eléctrica y la barra de chocolate semi amargo con avellanas – todavía hoy sigue separando juguetes para niña y niño.

 

Espera… ¿Y el juguete tiene sexo? No debería, pero sí, infelizmente lo tiene.

 

Sólo hay que entrar a una tienda departamental cualquiera para constatar que existe el lado masculino, el lado femenino y un territorio neutro entre un estante y otro, donde se localizan los juegos de tablero y otros juguetes encuadrados en la categoría unisex. ¿Es o no es así?

 

Peor que eso es percibir que los niños pueden ser astronautas, caballeros, luchadores, científicos o pilotos de carrera; y que las niñas pueden optar entre cocinar, lavar, planchar, limpiar la casa o cuidar de los bebés. Según las fuentes de investigación, el juguete más vendido para las pequeñitas, el año pasado, fue un lavaplatos que arroja agua de verdad… ¿Están hablando en serio? Es decepcionante ver que todavía eduquemos a nuestras hijas para el servicio doméstico, exactamente como se hacía hace doscientos años – una época en que las mujeres no votaban, no trabajaban y aún llamaban al marido de mi señor. Ese tiempo ya pasó, pero seguimos repitiendo los mismos patrones de comportamiento con los que fuimos creados. ¿Hasta cuando?

 

Ya es hora de revisar esos conceptos, amigo.

 

Estoy seguro de que mi hija no se hará menos femenina si quiere andar de skate, jugar al fútbol o vestirse de superhéroe. Y lo mismo vale para los niños. Jugar a las muñecas, por ejemplo, puede ser un gran ejercicio para un futuro papá amoroso, que aprenderá desde temprano el papel del hombre en la división de tareas domésticas.

 

Después de todo, el juguete no es de niña o de niño ¡Es de niños y niñas por igual!

 

¿Qué tiene de malo una niña que le gusten los carritos o un niño que quiere ser barbero?

 

Respeto y tolerancia son las mejores lecciones que puedo pasar a mi hija, esté jugando en un castillo de piratas o en una cocina de mentira. Por cierto, ella puede ser lo que quieras en el mundo de la fantasía. Incluso una buena ama de casa – ¿por qué no? Pero será educada para descubrir la curación del cáncer, reescribir la teoría de los agujeros negros y, si es preciso, salvar al planeta de una invasión alienígena.

 

Y si nada de eso sale, que por lo menos deje el mundo un poco mejor de lo que era antes de nacer. Que, para mí, es lo que importa.

 

Fragmento interpretado al español del libro “Pai de menina”, de Eduardo Buzzinari

Instagram: @_paidemenina

Blog: papaidemenina.blogspot.com.br/

Brasil

Un comentario sobre “¿Los juguetes tienen sexo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *