Proyecto “Papás por el mundo” – #28 Marcos Piangers

Para mi pana Miguel y los amigos del blog,

 

Debería ser un crimen

 

Generalmente escribo sobre la importancia de ser papá presente. Creo que un hombre que participa en la paternidad lo puede cambiar todo: deja al hijo más seguro, a la esposa más libre y a una familia más feliz. Un padre presente hace la diferencia, perpetúa un ciclo de ejemplo y mejora, permite que la sociedad sea más equilibrada y evolutiva. Sin embargo, hoy, si me permiten, me gustaría hablar sobre el padre ausente.

 

Brasil tiene 5,5 millones de niños sin el apellido del padre en el acta de nacimiento. Otros tantos millones tienen el nombre del padre en el acta, pero no tienen al padre cerca, razón, él huyó, o aparece de vez en cuando. Otros tantos están en el acta de nacimiento del hijo y también en casa, pero no participan ni son afectuosos. Son tíos, no padres. Están ahí creyendo que pagar cuentas y ver la televisión es educar a un hijo.

 

El padre ausente traumatiza al hijo. Las niñas con padres ausentes comienzan la vida sexual más temprano, de forma más peligrosa, se embarazan antes. Los niños con padres ausentes no tienen referencia y, al encontrarse con la paternidad, la abandonan también. Hay innumerables casos de hijos abandonados para buscar a sus padres e imitar sus malos ejemplos. Hay casos de hijos de prisioneros que entran al mundo del crimen, son arrestados y piden que se queden en la misma celda del padre.

 

El padre ausente perpetúa la miseria y la dificultad de salir de ella. Brasil tiene 20 millones de madres solteras, que necesitan trabajar y cuidar de los hijos, cuidar de la casa, pagar las cuentas. Es inhumano y casi imposible conseguir dar cuenta de todo sin ayuda.

 

El abandono paterno debería ser un crimen, como es un crimen huir de un accidente de tráfico sin ayudar a las víctimas. Los hombres deberían ser castigados por su omisión, que trae tantas consecuencias para la sociedad. El padre ausente es uno de los principios de todos los problemas sociales brasileños. La familia es el núcleo más pequeño de la sociedad. Cambiemos las familias cambiemos al país.

 

Un gran abrazo de su amigo Piangers, Miguel muchas gracias por la invitación pana.

 

 

Marcos Piangers
Los libros, charlas y novedades en www.piangers.com

Instagram: @piangers

Brasil

 

Texto original:

Devia ser crime

Geralmente, escrevo sobre a importância de um pai presente. Acho que um homem que participa muda tudo: deixa o filho mais seguro, a esposa mais livre, a família mais feliz. Um pai presente cria referencial, perpetua um ciclo de exemplo e melhoria, permite que a sociedade seja mais equilibrada e evolua. Porém, hoje, se me permitem, gostaria de falar sobre o pai ausente.

O Brasil tem 5,5 milhões de crianças sem o nome do pai na certidão de nascimento. Outros tantos milhões tem o nome do pai na certidão, mas não tem o pai por perto: ele fugiu, ou aparece de vez em quando. Outros tantos pais estão na certidão e em casa, mas não participam nem são afetuosos. São tios, não pais. Estão ali achando que pagar contas e ver televisão é criar um filho.

O pai ausente traumatiza o filho. Meninas com pais ausentes começam a vida sexual mais cedo, de forma mais perigosa, engravidam antes. Meninos com pais ausentes não tem referência e, ao se depararem com a paternidade, abandonam também. Há inúmeros casos de filhos abandonados procurarem seus pais e imitarem seus maus exemplos. Há casos de filhos de prisioneiros que entram para o mundo do crime, são presos e pedem para ficar na mesma cela do pai.

O pai ausente perpetua a miséria e a dificuldade de sair dela. O Brasil tem 20 milhões de mães solteiras, que precisam trabalhar e cuidar dos filhos, cuidar da casa, pagar as contas. É desumano e quase impossível conseguir dar conta de tudo sem ajuda.

O abandono paterno deveria ser crime, como é crime fugir de um acidente de trânsito sem ajudar as vítimas. Homens deveriam ser punidos por sua omissão, que traz tantas consequências pra sociedade. O pai ausente é um dos princípios de todos os problemas sociais brasileiros. A família é núcleo menor da sociedade, mudando as famílias mudamos um país.

Um grande abraço do Piangers

Os livros, palestras e novidades em

www.piangers.com.br

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *