Un tuitero explica porqué la prohibición de bebés en el cine no es mala… ¿cuál es tu opinión?

Hace unos días en redes sociales se hizo viral una fotografía de un anuncio de Cinépolis, en Campeche, en el cual se especifica que no se le venderán boletos para las salas VIP a las personas que lleguen con niños menores de 3 años, generando opiniones divididas entre los que defendían la postura de la cadena de cines y quienes creían que se trataba de un acto discriminatorio.

 

Entonces, Ángel González, un joven de Guadalajara y diseñador sonoro, se dio a la tarea de explicar a través de una seri de tuits porqué la medida no es mala y de paso, dejar en claro que no aplica en todo el país. Todo eso de una manera clara, divertida y que nos pone a reflexionar si llevar bebés al cine sigue siendo una buena idea. ¿No nos creen? ahí les van los argumentos:

 

Hola, amigos tuiteros.
En ésta alegre noche, su servidor, amigo de todos los animalitos, los ciclistas y los comunistas, vengo a robarles cinco minutos de su tiempo para hablar de nuestro señor y salvador EL SENTIDO COMÚN en el tema CINÉPOLIS VS BEBÉS.

Ésta imagen colocada en un complejo de Cinépolis en la Ciudad de Campeche unió a la nación en la polémica, por las denuncias contra Cinépolis por una supuesta “discriminación” en contra de personas que llevan bebés de menos de 3 años al cine.

A Cinépolis se le acusó de “intolerante”, “clasista” y “discriminador”. 

Hubo, por supuesto, quienes aprovecharon la controvérsia para (MUY forzadamente) sacar La Agenda™.

Y caramba, el asunto hasta se volvió un tema sociopolítico que hizo a Lenin retorcerse en su tumba.

Pero al parecer nadie, NADIE, ¡N-A-D-I-E…! le dedicó dos minutos al http://Google.com  para investigar qué significaba la imagen. ¡NO!. Siempre es más fácil y divertido darle el manazo al botón de DISCRIMINATION ALERT.

-“¿Y qué hubieran encontrado en San Google si buscaban? Tío Angelini?”
-Pues hubieran encontrado nada menos que ésa norma de no bebés de menos de 3 años aplica SOLO en las ciudades de Campeche y Guadalajara.

Ah, también se habrían dado cuenta de que esa medida NO ES DECISIÓN DE CINÉPOLIS. Es disposición oficial de Las Autoridades™.

¿Por qué? Pues por una serie de factores que surgen del SENTIDO COMÚN de las autoridades de Protección Civil de éstas dos alegres, hermosas y coloniales ciudades que ya mencioné.

Pero no me crean a mí, créanle al artículo 67 del Reglamento de Espectáculos Públicos para el Municipio de Campeche.

Esa normatividad no es de a gratis, no es un compló sistematico para molestar a los bebés menores de 3 años que llevan 16 años esperando el estreno de Los Increibles 2™.
Ésa normatividad es por *Su Seguridad*.

Y es que una sala de cine común y corriente (como las de Cinépolis) certificada THX o Dolby Digital (es decir equipada con sistema de bocinas que Holliwood™ autoriza para pasar sus pelis de guerra y putazos y comedias de Adam Sandler) funciona a 85db.

Es decir, está calibrada para levantar una presión sonora de 85dB (decibeles, o decibelios) durante toda la película. Ojo aquí, eso no significa que la película no pasará de ese nivel de presión sonora. Si algo explota o si Jack Black grita, alcanzaremos más decibeles.

Una película de acción de Hollywood puede tener escenas que alcancen los 120dB.
Como perspectiva: un concierto ronda por ahí de los 110dB, un avión despegando (si estuvieras parado junto a la pista) alcanza los 130dB.

O sea: eso es un RUIDAZO. No es sano para los bebés, sus tímpanos aún no se terminan de desarrollar, además de que la impresión y el susto de éste nivel de ruido les puede causar estrés por alerta constante. ¿NO TE HAS FIJADO QUE SE PONE A LLORAR EN LA FUNCIÓN?

Aaaahhh pues no es porque nomás le dieron ganas de chingar o porque “tiene hambre”. Es porque básicamente SE LO ESTÁ LLEVANDO LA TIZNADA en lo que tú te zampas tu Coca Zero™ y tus palomitas acarameladas bien a toda madre.

Uno, de adulto (biológicamente hablando) tenemos las membranas de los tímpanos más rígidas (por el paso del tiempo), ya se desarrollaron y solidificaron. (¿Has notado que las sorderas aparecen normalmente a edad avanzada?)

Pero el pobre bebé, que hace apenas una o dos primaveras era un feto en desarrollo, la cosa más frágil del mundo, tiene unas membranas muy débiles, sensibles y en desarrollo en sus tímpanos. No seas ojete, cuida su salud.

-“¿Y tú qué sabes, provinciano meco”.
-Casi nada fíjate, nada más soy DISEÑADOR SONORO. Estudié y trabajo diseñando y editando el sonido para películas. Sé como funciona el sonido muy bien y sé que NO ES buena idea llevar a tu bebé a que un avión le despegue a unos metros.

Así que te exhorto a que no lleves a tu bebé al cine, por su salud. No te voy a decir que lo hagas “por respetar a los demás que también compraron boleto”. ¡Pero al menos hazlo por los niños!

Espero que les haya gustado mi hilo CINÉPOLIS VS BEBÉS
Ahora si ya me voy a cenar.

**(Se cambiaron algunas palabras altisonantes ya que nuestro blog es de contenido familiar)

 

¿Qué opinas después de leer esto?, ¿llevar bebés al cine te sigue pareciendo una buena idea?, ¿qué habrá cenado Ángel después de escribir sus tuitazos? Armen grupos de tres y debatan.

Sopitas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *